EL MILAGRO DE LA RESPUESTA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO CON LA TERAPIA DE REGENERACIÓN CELULAR A BASE DE INDUCTORES

El milagro de la respuesta del sistema inmunológico que recibe la terapia de regeneración celular a base de inductores está en las células T citotóxicas, más que en las células B, que producen anticuerpos. Esto se debe a que muchos de los virus a los que nos enfrentamos hoy en día, son virus que mutan cada vez y esa es la razón por a cuál aún no hay una vacuna para ellos.

Un ejemplo de ello puede ser la influenza, aun no hay una vacuna que erradique virus y aun que cada año aplican una vacuna en temporada invernal es importante señalar que precisamente por no ser una vacuna definitiva se tiene que aplicar cada año pues el virus muta y nos quedamos sin protección.

En diversos estudios se ha observado que la mayoría de los virus mutan mucho por lo que la memoria principal del sistema inmunológico: las células de memoria, que normalmente son las que producen la respuesta a base de anticuerpos no son capaces de protegernos como debería ser.

Al igual que nuestro sistema inmunológico es cómo funcionan la mayoría de vacunas, la memoria que guardan es una respuesta casi siempre mediada por linfocitos B y por la producción de anticuerpos que atacan el virus para protegernos de la enfermedad.

Sin embargo, en el caso de algunos virus, los anticuerpos se producen después de la aplicación de la vacuna, pero cuando ingresa el verdadero virus normalmente se muestra una respuesta mediada por los anticuerpos previos. Y cabe estacar que las moléculas que más muta el virus son las de superficie para que no lo reconozca el sistema inmunológico.

Por eso cuando los anticuerpos se fijan a las moléculas superficiales de los virus se fijan las células por las que los virus pueden ingresar a las células que normalmente nos infectan.

Sin embargo, se ha observado que las personas que tienen un sistema inmunológico fuerte frente a las infecciones virales muchas veces no incrementan el número de anticuerpos necesarios y cuando llegan a incrementar duran muy poco elevados. Esto se debe a que la efectividad de los anticuerpos es muy pobre porque el virus esta mutando todo el tiempo.

Por eso no existe aún una vacuna que nos proteja totalmente de los virus porque, aunque una persona haya sido vacunada no le durara mucho tiempo la protección ya que cuando volva a ingresar el virus tal vez ya haya mutado en sus moléculas exteriores y el sistema inmunológico no podría atacarlo con esos anticuerpos y por eso es posible que se dé una reinfección porque al haber cambiado el virus los anticuerpos disminuyen su protección.

Sin embargo, hemos encontrado que la verdadera protección contra esos virus y para las personas que tienen menos efectos secundarios que tienen menos complicaciones es porque incrementan línea de las células T citotóxicas.

Estas células T citotóxicas tienen superioridad en la producción de anticuerpos sobre las células B porque las primeras pueden reconocer moléculas internas de los virus, sobre todos de los más letales debido a que las moléculas internas normalmente varían muy poco en un virus.

Además, estas células T que reconocen a las moléculas internas tienen más duración en comparación con las células B que producen anticuerpos de memoria, con las que dura menos la protección contra el virus.

Es aquí donde es importante recordar que, con la terapia de regeneración celular a base de inductores, descubierta por el doctor Gerardo Martín González López, se estaría estimulando constantemente la multiplicación de estas células T citotóxicas las cuales podrían estar atacando las moléculas internas del virus.

Es importante mencionar que no es una vacuna, pero si sería un estimulante, esta terapia de regeneración celular a base de inductores constituiría algo que podría estar estimulando la producción de células T contantemente.

Así, aunque se volviera a presentar el virus con mutaciones externas estas células multiplicándose lo podrían atacar porque sus moléculas internas no mutan lo que haría una protección más efectiva y a largo plazo.

En conclusión, la terapia de regeneración celular a base de inductores podría ser una luz de esperanza porque podría estar multiplicando líneas celulares tan importantes como las células T que pueden reconocer moléculas internas y aunque el virus este mutando podría reconocerlo y tacarlo.

Para más información de la terapia de regeneración celular a base de inductores puedes acudir a Av. Cisnes #42, Col. Lago de Guadalupe, Cuautitlán Izcalli, Estado de México o llamar a los numero 5523793992 o 5551828353

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.