Parkinson, Guillain-Barré, Alzheimer y enfermedades crónico-degenerativas; causas y su milagrosa respuesta a los Inductores de Regeneración Celular

Autor: Doctor Gerardo Martín González López

El sueño de la humanidad todavía hoy, es combatir la enfermedad, incluso el envejecimiento mediante tecnología muy avanzada, incluyendo: terapia génica, chips que controlan la transdiferenciación y diferenciación celular, reprogramación celular e incluso dispositivos biónicos y robóticos. Todos estos avances en la tecnología son una esperanza para la humanidad, cuando lleguen a su etapa final y sean una realidad los resultados serán muy satisfactorios.

Sin embargo estos trabajos de investigación aún están en sus primeras fases y al igual que todas las generaciones de elementos de alta tecnología necesitarán tiempo para perfeccionarlos.

Mientras se espera la llegada de estas tecnologías, sería bueno que por lo pronto se trabajara con los elementos biológicos de los cuales Dios ya nos dotó, como la inducción de regeneración natural que no es otra cosas mas que la forma natural en la cual Dios repara nuestras células, aparatos y tejidos en el envejecimiento y la enfermedad.

En cuanto al estudio del Alzheimer realizado por el Colegio de Medicina de la Universidad de Vermont en Burlington (EEUU) del cual la revista Muy Interesante realizó una publicación (El grupo sanguíneo, clave para la pérdida de memoria), sigo creyendo que Dios nos enseña que estas enfermedades, todas las crónicas degenerativas, son multifactoriales y tienen daño en múltiples estirpes celulares y en diferentes estructuras, pero Dios nos ha enseñado que todas convergen en un evento demostrable, la disminución de muchas células funcionales por ejemplo:

Diabetes (disminución de células beta productoras de insulina), Alzheimer disminución de pericitos, disminución de neuronas y axones en muchas áreas (la destrucción de estas células incrementa proteínas que intentan reparar fibrinógeno etc. y otras proteínas sin desechos de la destrucción amiloide etc.), insuficiencia hepática, renal o cardiaca (disminución de células funcionales de estos órganos).

Un evento final y común de estas enfermedades, antes llamadas incurables y el envejecimiento, que resulta muy lógico es que “si disminuyen sus células diferenciadas o funcionales, lógicamente disminuyen las células que tienen a su cargo el reemplazo de estas últimas: claro las células madre” y al disminuir estas células milagrosas, y como consecuencia, disminuyen las células diferenciadas funcionales y por ingeniería inversa si Dios nos permite multiplicarlas nuevamente, aumentará la población de células diferenciadas funcionales.

Toda la humanidad ha invertido mucho tiempo (siglos) y dinero queriendo encontrar mecanismos muy finos de estas enfermedades, con la obsesión manifiesta de fabricar fármacos (porque los fármacos sólo pueden hacer cosas muy limitadas fisiológicamente hablando) “¿para que quieres saber qué cable, qué tornillo o que sistema no funciona de tu Carcachita si puedes renovarlo? “cambiarlo por un Ferrari nuevo “.

Las células son un milagro de Dios muy complejo, la Terapia de Inductores de Regeneración Celular puede demostrarlo, gracias a Dios, que al multiplicar tus células madre por ende se multiplicaran nuevas células funcionales que antes no funcionaban por enfermedad o envejecimiento. Honra y gloria a Dios, así estás enfermedades llamadas equivocadamente incurables dejarán de ser el “azote de la humanidad”. “Mi humilde opinión”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.