López Obrador y empresarios de Nuevo León acuerdan trabajar de manera conjunta

No aumentar impuestos ni crear nuevos, así como no incrementar los precios de las gasolinas, adelgazar el aparato burocrático e incluir a Nuevo León en las acciones de gobierno que impulsarán la economía del país, fueron los principales compromisos del presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con los empresarios agrupados en la Cámara de la Industria de la Transformación en Nuevo León (Caintra).

Juan Ignacio Garza, presidente de la Caintra fue el anfitrión que abrió el encuentro en el que ofreció el respaldo de las y los empresarios al presidente electo a partir del próximo 1° de diciembre. Agregó que hasta el momento el organismo empresarial ha puesto en marcha un programa piloto para dar trabajo a diez mil jóvenes en el estado.

El futuro presidente de la república estuvo acompañado por Alfonso Romo Garza, quien será coordinador de la Oficina de la Presidencia, María Luisa Alcalde Luján, próxima secretaria del Trabajo, y Graciela Márquez Colín, quien será titular de la Secretaría de Economía.

López Obrador informó que actualmente se encuentra trabajando en la elaboración de la Ley de Ingresos para el próximo año, con la prioridad de cumplir lo prometido en campaña:

“Aprovecho pare decirles que no va a tener modificaciones sustanciales, hice el compromiso y voy a cumplir, no va a haber impuestos nuevos ni aumentar impuestos, habrá precios justos en insumos, o va a haber gasolinazos, no va a haber una reforma fiscal para recaudar más aumentando los impuestos, vamos a partir de lo mismo”, señaló.

El próximo jefe del Ejecutivo dijo que durante la primera etapa del sexenio trabajará de la misma manera en cuanto a recaudación, es decir, sin aumentos, para posteriormente consultar a empresarios y ciudadanos y buscar una reforma fiscal que tenga como elemento fundamental la simplificación y la confianza en las y los contribuyentes:

“Aprovecho para decirles que vamos a gobernar los 1eros años de esta manera y llevar a cabo consultas [para conocer] puntos de vista, para que una vez que el gobierno esté acreditado y la gente le tenga confianza al gobierno, entonces sí podamos pensar en una reforma fiscal que desde mi punto de vista tendrá como elemento básico la simplificación, confiar en el ciudadano el contribuyente, no verlo como un delincuente en potencia, sino como un ciudadano responsable”, y añadió que para ese momento no se tratará de pagos de impuestos, sino de contribuciones.

AMLO resaltó que el interés del nuevo gobierno será partir de la confianza en cada contribuyente, de tal forma que exista una fórmula sencilla que determine las contribuciones que se deberán aportar, y sólo se harán revisiones de manera aleatoria, es decir, sin una política de persecución al contribuyente:

“Que todos los ciudadanos mexicanos podamos hacer una manifestación anual, y decir: ‘en uso de mis facultades y bajo protesta de decir la verdad, tuve tales ingresos’… y con una fórmula sencilla ‘me corresponde aportar tanto’, se deposite el dinero en un banco. Confiar, no tener un aparato para la fiscalización ni perseguir a nadie, sólo tener un mecanismo de evaluación, sólo a través de sortero para hacer una indagatoria en su momento”, señaló.

Agregó que este y otros temas se están evaluando para lograr el máximo beneficio, “eso va a implica mucha madurez de todos”, indicó López Obrador. El análisis contempla una posible reducción de tasas de interés para buscar la generación de puestos de trabajo:

“Lo mismo en cuanto a las tasas que se cobran, por qué no pensar en reducirlas en su momento si va a generar empleos, lo vamos a analizar”, dijo el presidente electo a las y los empresarios de Nuevo León.

Por lo que se refiere al presupuesto para 2019, AMLO explicó que la idea es que la mayoría de los fondos están dirigidos al desarrollo y bienestar del país, de la mano de la inversión privada:

“Va a ser un presupuesto que va a liberar fondos para el desarrollo, vamos a tener inversión pública para asociarla con la privada para el desarrollo del país”, dijo.

Durante su intervención, AMLO informó a los empresarios sobre los proyectos prioritarios en los que ya se trabaja en este periodo de transición como la elaboración de las bases de licitación para el Tren Maya y el Tren del Istmo de Tehuantepec que abarca cinco estados del sur del país.

Hizo énfasis en lo que será la rehabilitación de seis refinerías, especialmente la de Cadareyta, ubicada en esta entidad:

“Ya se tiene el terreno, ya se trabaja con el Instituto Mexicano del Petróleo sobre la tecnología que se va a utilizar. Ya se está trabajando para lanzar la convocatoria desde los primeros días”, y señaló que la meta es producir 400 mil barriles de gasolina al día: “Queremos producir nuestra propia materia prima”.

Agregó que a partir del primer día de 2019 tiene el objetivo de “que sea realidad una zona libre, zona franca 3 mil 180 kilómetros desde Matamoros a Tijuana”.

Esto implica “bajar el IVA y el ISR, homologar precios de combustibles y aumentar el salario mínimo al doble. Será una de las franjas más importantes de México y el mundo”, ya que se impulsará la inversión y el empleo, “será la última cortina para que los mexicanos no tengan necesidad de emigrar”, señaló.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.