03/08/2021

ENFERMEDADES CONGÉNITAS Y GENÉTICAS PUEDEN SER TRATADAS CON LA TERAPIA DE REGENERACIÓN CELULAR A BASE DE INDUCTORES

La terapia de regeneración celular a base de inductores, descubierta por el doctor y científico mexicano Gerardo Martín González López puede ser una opción para tratar las enfermedades que con de origen congénito como Labio Leporino y Paladar Hendido, Síndrome de Alport, Síndrome de Alström, Síndrome de Down, Síndrome de Goldenhar, Síndrome de Helweg-Larsen, Aplasia de Mondini.

E incluso enfermedades hereditarias, provocadas por una anomalía en el ADN, conocidas como enfermedades genéticas como Síndrome de Down, Fibrosis quística, Enfermedad de Huntington, Distrofia muscular de Duchenne, Anemia falciforme, entre otras.

Esto se ha demostrado con los casos de pacientes que al someterse a esta terapia han tenido resultado favorecedores, pero también lo ha dado a conocer el doctor González López al ser cuestionado por una paciente sobre si este tipo de enfermedades se pueden tratar con la terapia que él descubrió.

“Todo lo que tenga que ver con problemas de nacimiento, se llama congénito o genético dependiendo de si lo traes en ADN o si sucedió durante la gestación. Respondiendo a la pregunta si se pueden resolver porque la terapia replica lo que sucedió en el vientre materno”, refirió el médico.

Señaló que quien sufre la enfermedad, al no haber tenido suficientes células madre, se le puede tratar con esta terapia pues con ella se replica lo sucedido en el vientre materno ayudando a que se revierta el daño que se tuvo al nacer.

“Si no tuviste suficientes moléculas inductoras durante el embarazo entonces no hay la replicación suficiente de células madre y no hay diferenciación asimétrica para generar algunos tejidos y por eso muchos tejidos se quedan inmaduros y eso causa los diferentes síndromes que existen”, mencionó.

González López enfatizó que este tipo de enfermedades si es posible tratarlas porque lo que hace la terapia de regeneración celular a base de inductores es precisamente lo mismo que ocurre durante el periodo de gestación: se multiplican las células madre del propio cuerpo para generar o regenerar el tejido, órgano o sistema.

“Todo lo que sea congénito o que venga genético si se puede manejar porque al ponerte los inductores son las mismas sustancias, las mismas moléculas químicas que en el embarazo multiplicaron a las células madre… Mediante un cálculo matemático ajustamos la dosis de esas moléculas y las células vuelven a replicarse vuelven a migrar y termina de formar algo que no se había formado bien”, finalizó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.