Por falta de espacio, almacenan más de 150 cadáveres en un tráiler en Jalisco

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) ha tenido que recurrir a almacenar cuerpos producto de la violencia en tráileres refrigerados, ya que no cuenta con espacio para almacenarlos, y el principal proyecto para mitigar este problema, el panteón forense de Tonalá, se encuentra detenido por inconformidad de los vecinos de la zona.

Una denuncia de los vecinos de la colonia La Duraznera, en el municipio de Tlaquepaque, dejó al descubierto que en la zona hay 157 cadáveres almacenados desde hace poco más de dos semanas en un tráiler refrigerador, dentro de una bodega de la calle de Frailes, ante la falta de espacio para guardar cuerpos en la morgue.

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forense tiene una capacidad para almacenar 80 cuerpos, y ya se encuentra al cien por ciento.

En el panteón forense, ubicado en el cementerio de Coyula y que fue prestado por el municipio de Tonalá, se han inhumado 150 cadáveres, por lo que ya no tiene capacidad para recibir más.

Ante esta situación, para mantener en buenas condiciones los cuerpos no identificados han sido colocados en un tráiler con refrigeración, resguardado en una bodega de la colonia La Duraznera, mientras se construyen 80 criptas forenses en El Vado, en Tonalá, que tendrá una capacidad total de 800 cuerpos, es decir, 10 por cada cripta.

Sin embargo, dicha obra fue clausurada por el ayuntamiento de Tonalá debido habitantes de ocho colonias del llamado Corredor del Vado se resistena que se construya el panteón para los no identificados, ya que alegan que a pesar de estar a 950 metros de sus fraccionamientos, nunca se socializó la obra.

Los habitantes de colonias como El Moral, primera y segunda sección; Paseo de la Cañada, Prados de Tonallan, Vistas de Tonallan, Cañada Real, Las Palmas y Vistas del Pedregal Santa Martha, advierten que a Tonalá se le está tratando como “patio trasero”, por lo que el sábado 8 de septiembre salieron a manifestarse para frenar las obras.

Ese mismo día, mediante un comunicado, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) informó que “decidió detener temporalmente la obra hasta en tanto el IJCF junto con el municipio de Tonalá socialicen el proyecto con los ciudadanos de la zona”.

El problema de la saturación de morgues es tan grave, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) dictó medidas cautelares dirigidas al fiscal general y al director del Semefo para que se agilice la entrega de cadáveres en el Servicio de Medicina Forense.

Las medidas cautelares fueron aceptadas por la Fiscalía General, luego de que la CEDHJ abrió la queja de oficio con el ánimo de evitar que se agrave el problema.

El tráiler con los 157 cuerpos refrigerados estuvo meses en el patio del IJCF, debido a que ya no caben los cuerpos dentro de sus instalaciones; después lo trasladaron a la colonia La Duraznera, donde las autoridades de Tonalá pidieron se retirara. El fin de semana pasado se movió al municipio de Tlajomulco, donde también los vecinos se inconformaron, por lo que se llevó a una bodega en la zona industrial de Guadalajara.

Por su parte, el director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, Luis Cotero Bernal, se deslindó del vaivén del tráiler al justificar que el Semefo solamente se encarga de realizar lo propio en cuanto a las pruebas periciales y autopsias y que con el Nuevo Sistema de Justicia Penal ahora la Fiscalía es la que se encarga del resguardo de los cuerpos.

Además, aclaró que pese a los olores fétidos, los cuerpos de que están en el contenedor no representan un peligro para la salud de los ciudadanos.

“En principio esos cuerpos no generan ninguna enfermedad, ningún contagio de ninguna especie, lo que sí generan es un mal olor y eso desde luego está por resolverse en unos cuantos días”.

Ante la gravedad de la situación, el secretario de Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, anunció que el tráiler regresa al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Tras calificar esta situación como “una gravísima indolencia, omisión y negligencia de distintas autoridades en el protocolo y actuación de personas fallecidas que no han sido reclamadas”, señaló que por órdenes del gobernador Jorge Aristóteles habrá una investigación y ejemplares sanciones.

Con información de El Sol de México.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.