18/04/2024

LO MEJOR PARA LA REGENERACIÓN DEL CUERPO HUMANO ES LA TERAPIA DE REGENERACIÓN CELULAR A BASE DE INDUCTORES

0

Estado de México.- Existen nuevos artículos que señalan a la hipoxia intermitente, como las dietas hipocalóricas y el ayuno intermitente, como un despertador de vías metabólicas que conducen a las células a buscar un modo de supervivencia y generar «factores de crecimiento y multiplicación de células madre”.

Pero algo que no explican y es que estas prácticas corren por una línea muy delgada en el equilibrio celular ya que cuando la célula se siente amenazada por el entorno, inicialmente y como es esperado con estos métodos, prende diversas vías metabólicas adicionales (células diferenciadas) y produce diversos factores de crecimiento, pero llega un momento en donde la célula por recibir tanta agresión busca una autogestión, es decir prende genes que estaban apagados por epigenética y que no necesitaba para sobrevivir, pero al ser activados estos genes de inmortalidad entran en acción: crean oncogenes y apaga genes supresores de tumores e inicia la inmortal celular (cáncer).

Esto se ha demostrado en diferentes casos en donde el daño permanente a un tejido o que sufre largos períodos de inflamación termina causando algún tipo de cáncer.

El daño por mucho tiempo a las células (ya sea por virus, radiaciones, cancerígenos, hipoxia, desnutrición, estrés) las conduce a la inmortalidad (cáncer) por ejemplo el ejercicio provoca alteraciones metabólicas, hipertrofia e hiperplasia, pero un sobre entrenamiento conduce a lesiones musculares permanentes, cortar un melanoma dormido despierta al tigre, fármacos cancerígenos y el desequilibrio por agresión si no es muy calculado y equilibrado llevará a las células a la autogestión es decir la inmortalidad (cáncer).

El Cor.M.C. Gerardo Martin González López descubridor de la Terapia de Regeneración Celular a Base de Inductores ha señalado como es que estos hábitos pueden causar mas daño que beneficio en la salud de los pacientes pues en los años que lleva de investigación siempre llega a la misma conclusión: someter a las células a un daño jamás será una vía para mejorar la salud.

“Considero que a las células en el cuerpo Dios les dio un diseño fascinante son un sistema muy complejo, talvez el más complejo del universo, un sistema de alta biología que tiene capacidades que apenas comenzamos a comprender. Quienes hemos estado mucho tiempo en el laboratorio y que Dios nos dio luz y conocimiento hemos entendido que las células cuando se ven sometidas a ayuno intermitente, ejercicio, hipoxia intermitente, en fin cualquier castigo, las células primero tratan de echar mano de sus vías metabólicas, es decir prenden vías metabólicas diferentes que les permiten sobrevivir a la agresión, generan vasos sanguíneos nuevos ante la hipoxia, aprenden a nutrirse de la manera que sea posible,  si no hay glucosa buscan aminoácidos, ácidos grasos, generan muchos factores de crecimiento endotelial y de todo tipo para intentar repararse y regenerar el daño que les ocasiona el medio ambiente”.

El científico mexicano explica que “todos los mecanismos epigenéticos trabajan con el genoma para que no se prendan genes de malignidad, llamados oncogenes, y que no se apaguen genes supresores de tumores, estos mecanismos están ahí tapaditos como si los cubriera una mano llamada epigenética en el ADN para que no se exprese. Pero cuando el daño es más grande, es decir como el que se ocasiona con todo esto que recomiendan como el ayuno intermitente, de hipoxia intermitente y todo lo que le hace daño al tejido y que aconsejan para que se estimule la regeneración es muy peligroso porque en cualquier momento se rompe la línea de resistencia de la célula y entonces puedo ocurrir lo menos deseado”.

En resumen, lo que sucede con este tipo de costumbres es que se pueden prender ganes que se llaman oncogenes o genes de la inmortalidad que llevan a la célula a des diferenciarse, es decir ya no se parece al tejido que la origina, sino que se desconecta y comienza una autogestión, la célula ya no se manda sola y comienza a replicarse a apagar genes supresores de tumores y a generar malignidad.

Al generar daño a las células diferenciadas como las neuronas, las células musculares, las células de la piel, se pueden sin duda llevar a una malignidad, como por ejemplo la piel cuando se expone mucho al sol y la radiación ultravioleta lleva a la malignidad, como la leña que hace tanto daño a los pulmones o el tabaco que genera cáncer bronco génico, o la inflamación permanente en el cuello uterino de la mujer por tantas infecciones de trasmisión sexual que lleva al cáncer de cuello uterino.

Lo que debe hacer una persona que quiere regenerar células o tratar cualquier tipo de padecimiento es someterse a una terapia que actúe de forma tan natural como cuando nos estábamos formando en el vientre de nuestra madre, tener esta regeneración es posible con la Terapia de Regeneración Celular a Base de Inductores.

“Creo que lo único y verdaderamente seguro es la Terapia de Regeneración Celular a Base de inductores que despierta y multiplica células en el propio cuerpo sin generarle daño a las células diferenciadas o hijas, al contrario, esta replicación permite la regeneración de forma natural de tejidos, órganos, aparatos y sistemas”, menciona el coronel medico cirujano.

Todo esto nos enseña que cuando las células son sometidas a mucho daño por radiación, por virus, por todo lo que hay en el medio ambiente muy fácilmente pueden brincar a la malignidad, entonces tenemos que tener cuidado con todo lo que le causa daño a las células en un afán por intentar que se regeneren puesto que por el contrario pueden llevar a una malignidad o a un cáncer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.