LA TERAPIA DE REGENERACIÓN CELULAR A BASE DE INDUCTORES PUEDE ELEVAR LA RESPUESTA DEL SISTEMA INMUNÓLOGO EN GENERAL

Nuestro sistema inmunológico tiene como objetivo reaccionar para contener rápidamente el daño que pueda ocasionar un virus que ingrese a nuestro cuerpo, esta primera defensa le corresponde a las células inmunes innatas. Cuando estas células no son suficientes para contener la amenaza entra en juego la parte del sistema inmunológico llamada adaptativa y desde luego la importancia de tener el sistema inmunológico fortalecido.

El sistema inmunológico trabaja por medio de los linfocitos. Los linfocitos B, encargados de generar anticuerpo y los linfocitos T, las células que se encargan de acabar con los gérmenes.

Conforme pasa el tiempo los niveles de anticuerpos en nuestro sistema van disminuyendo, pero no perdemos la protección por completo ya que los linfocitos, conocido como células de memoria, saben cómo defendernos.

Para conocer más del tema da clic aquí.

Así es como funcionan las vacunas, crean células de memoria sin desencadenar una infección letal. Estas células tendrán la función de defendernos cuando los virus reales ingresen a nuestro sistema, podrán bloquearlo o inutilizar esas proteínas para que no ingrese a la célula que pensaba atacar.

La desventaja de la forma en que funcionan las vacunas es que sirve solo para un virus en específico, pero nada más. Nuestro cuerpo seguirá siendo vulnerable ante los nuevos virus que puedan llegar.

La diferencia con la terapia de regeneración celular a base de inductores es que esta puede elevar, potenciar y multiplicar la capacidad del sistema inmunológico en todas sus líneas sobre todo en el componente adaptativo, es decir las células blancas, los linfocitos y sobre todo los linfocitos B produciendo un mayor numero de ellos y con mayor capacidad de producir anticuerpos que estén listos para atacar a las proteínas externas de cualquier virus y bacterias en general, de un incremento notable en el número de células T citotóxicas que pueden atacar más a las moléculas internas virales, ya que este tipo de células tienen más efectividad atacando a los virus que pueden mutar y está quizá sea una de las más grandes ventajas de la terapia de regeneración celular a base de inductores porque de esta manera se pueden atacar a más virus antes de que ingresen a las células.

Con la terapia de regeneración celular a base de inductores se puede elevar el sistema inmune y proteger al cuerpo humano de muchos gérmenes y enfermedades o reparar y regenerar los órganos que están dañados cuando se tiene una enfermedad, a diferencia de una vacuna que solo te protege de un germen en específico y solo antes de que este ingrese.

En el futuro cercano sería bueno que toda la población contáramos con algo que fortificara el sistema inmunológico de forma general para enfrentar cualquier virus que pudiera llegar en dos, tres o cuatro años, lo cual salvaría miles de vidas, en lugar de esperar que se creara una vacuna especifica cada vez que aparezca un virus nuevo.

La terapia de regeneración celular a base de inductores es una invención de un medico mexicano, el coronel Gerardo Martin González López, es una terapia que tenemos aquí en nuestro país y no tendríamos que comprársela a una farmacéutica o laboratorio de otro país, ni esperar a que llegue. Es una respuesta a la pregunta ¿Cómo fortalezco mu sistema inmunológico para no infectarme?

Para más información de la terapia de regeneración celular a base de inductores puedes acudir a Av. Cines #42, Col. Lago de Guadalupe, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, o llamar al 5551828353 / 5523793992

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.